Ciudades Amigas de la Infancia

Vigente.

Cuevas del Almanzora recoge hoy su reconocimiento como Ciudad Amiga de la Infancia

 

ciudades amigas de la infancia

 

15.09.2021

 

El alcalde ha recogido esta distinción esta mañana en un acto celebrado en Sevilla

Nuestro municipio es el quinto de la provincia de Almería que ostenta esta distinción

 

El alcalde de Cuevas del Almanzora, Antonio Fernández Liria, ha recogido esta mañana el Reconocimiento de “Ciudad Amiga de la Infancia 2021-2025” que se le otorga a nuestro municipio, en el acto de entrega que se ha celebrado en la Fundación Cajasol en Sevilla.

Cuevas del Almanzora se suma a los 14 municipios andaluces que han recibo por primera vez esta distinción de manos de la Secretaría de la Iniciativa Ciudades Amigas de la Infancia, conformada por representantes del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el Instituto Universitario de ‘Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia’ (IUNDIA) y UNICEF España.

Cuevas del Almanzora se convierte así en el quinto municipio de la provincia de Almería en ostentar este reconocimiento.

El primer edil ha mostrado su “enorme satisfacción por esta distinción que reconoce el esfuerzo y el trabajo que realizamos desde el Ayuntamiento y nuestro firme compromiso con la infancia, a la que siempre hemos puesto en el centro de nuestras políticas sociales y educativas, con actividades y acciones preferentes en este ámbito”.

Las Ciudades Amigas de la Infancia, un total de 85 en toda Andalucía, ponen en valor el compromiso de las entidades locales para mejorar sus políticas públicas desde un enfoque de derechos de la infancia, reconociendo el protagonismo de niños y niñas en la toma de decisiones y fortaleciendo el compromiso de escucharles y de incorporar a las políticas locales las decisiones elaboradas en los espacios de participación infantil y adolescente.

Durante los próximos cuatro años, Cuevas del Almanzora pondrá en marcha las acciones previstas en el Plan de Infancia y Adolescencia, volcadas en escuchar a los niños y niñas de sus consejos locales de infancia, destinar recursos y tejer alianzas, para obtener resultados que serán reportados a los dos años mediante los indicadores que se han establecido en ese plan local de infancia y adolescencia (PLIA).